DIFFUSION EN DIRECT
Tous les Mardis, jeudis
et vendredis à 12 : 30 HNE.
Votre dose d'amour
quotidienne!

Oración de los elegidos de Jesús

Santísima Trinidad, ¡alabada y glorificada seas!
Padre Eterno, acojo Tu amor,
pues por él deseo dejarme conducir y dominar.

Señor, acepto mis sufrimientos,
mi debilidad y mi pobreza,
mis preocupaciones, mi pequeñez
mis límites y mi impotencia.
Esta ofrenda la deposito en ese océano de amor infinito
que es Tu Sagrado Corazón,
para dejar que me transformes
y me purifiques en lo más profundo de mi ser.

Con toda humildad,
te doy mi consentimiento para que actúes en mí
y así sirva como un instrumento de amor entre Tus manos.
Mantenme dócil a Tu divina voluntad,
en la confianza, la paciencia, la dulzura y la bondad.
Corta todas las ataduras que me impidan
pertenecerte completamente,
y permanecer en la verdadera libertad de los hijos de Dios.

Señor, te digo sí, de manera incondicional e irrevocable
a todo lo que ocurrirá en este día,
sabiendo que tú siempre estás aquí, a mi lado y en mí,
en compañía de Tu Santa Madre,
arropándome con vuestro amor infinitamente tierno.
¡Con alegría te digo sí!,
afín de que Tú puedas abrir una multitud de corazones
a Tu amor y a la conversión,
y así cambiar la faz de la humanidad
construyendo una nueva Iglesia y un nuevo mundo.

Asocio mis oraciones a las Tuyas,
a las de mamá María, a las de San José,
a las de todos los santos y las de todos los ángeles
para la salvación del mundo.

Sin ti no soy nada, ¡oh dulce Jesús!
Por ello me lanzo a tus brazos
y me acurruco contra Tu Corazón!

¡Cómo te amo! Te agradezco que me ames tanto, tal y como soy.
¡Porque el Amor me ama, me vuelvo Amor!

Share on facebook
Share on twitter
Share on pinterest
Share on whatsapp
Share on email
×

Carrito

FCDJ Pensées du jour

Pensée du jour

9 abril 2018
: Santísima Trinidad, ¡alabada y glorificada seas! Padre Eterno, acojo Tu amor, pues por él deseo dejarme conducir y dominar. Señor, acepto mis sufrimientos, mi debilidad y mi pobreza, mis preocupaciones, mi pequeñez mis límites y mi impotencia. Esta ofrenda la deposito en ese océano de amor infinito que es Tu Sagrado Corazón, para dejar que me transformes y me purifiques en lo más profundo de mi ser. Con toda humildad, te doy mi consentimiento para que actúes en mí y así sirva como un instrumento de amor entre Tus manos. Mantenme dócil a Tu divina voluntad, en la confianza, la paciencia, la dulzura y la bondad. Corta todas las ataduras que me impidan pertenecerte completamente, y permanecer en la verdadera libertad de los hijos de Dios. Señor, te digo sí, de manera incondicional e irrevocable a todo lo que ocurrirá en este día, sabiendo que tú siempre estás aquí, a mi lado y en mí, en compañía de Tu Santa Madre, arropándome con vuestro amor infinitamente tierno. ¡Con alegría te digo sí!, afín de que Tú puedas abrir una multitud de corazones a Tu amor y a la conversión, y así cambiar la faz de la humanidad construyendo una nueva Iglesia y un nuevo mundo. Asocio mis oraciones a las Tuyas, a las de mamá María, a las de San José, a las de todos los santos y las de todos los ángeles para la salvación del mundo. Sin ti no soy nada, ¡oh dulce Jesús! Por ello me lanzo a tus brazos y me acurruco contra Tu Corazón! ¡Cómo te amo! Te agradezco que me ames tanto, tal y como soy. ¡Porque el Amor me ama, me vuelvo Amor!
bitmap 2

Une expérience utilisateur améliorée

Téléchargez notre application maintenant

bitmap 3
mobile bitmap 3